Pies más suaves en 10 minutos

Puedes resolver el problema de pies endurecidos con tan solo remojarlos en vinagre de manzana durante 10 minutos al día.

Echa agua tibia en una batea, y luego agrega medio vaso de vinagre de manzana. Deja tus pies descansar en la mezcla durante diez minutos. Luego seca, y aplica aceite de almendras.

Qué hacer si el sudor daña tus pies

Si los pies te sudan demasiado, y además de ser un problema de olor, ha pasado a ser un problema dérmico, debes probar con esta crema natural de palta y aceite de oliva. Cuando los pies sudan hasta crear grietas y heridas, es el momento de aplicar esta receta casera.

Se pela una palta y se agregan dos cucharadas de aceite de oliva virgen. Se guarda la mezcla en el refrigerador, y se aplica diariamente, sobre el pie limpio, dejando que actúe durante media hora.

Luego se limpia con una gasa.