Blanqueado dental casero

Los dientes cambian de color por diferentes factores, pero cuando la principal causa es el café y el cigarrillo, te recomendamos esta receta casera fácil de hacer. Por supuesto, siempre debes consultar con tu dentista.

Cepillar los dientes con una pasta de sal fina (o de mesa) y gotas de limón, es una de las recetas caseras más efectivas. Para elaborar la pasta no importan las cantidades, solo es necesario que se prepare lo necesario para que alcancen todos los dientes.

Debido a su intensa acción, puede debilitar los dientes, por lo que solo debe aplicarse entre dos a tres veces por semana, según lo resistan tus dientes. No excedas de las dos semanas seguidas por tratamiento, dejando descansar a tus dientes por siete días.