Kiwi para la piel grasa

La piel grasa es un inconveniente para quienes sufren por el exceso de oleosidad que resulta en fotos súper brillantes… ¿Por qué no pruebas con esta receta casera?

Ingredientes

  • Un kiwi
  • Dos cucharadas de yogur

Sencillísima la preparación de esta mascarilla de kiwi. Pela la fruta (preferentemente algo madura) y colócala en el vaso de la batidora -o el mortero- junto a las dos cucharadas de yogur. Licúa hasta obtener una pasta homogénea.

El paso siguiente será el de aplicar la mascarilla directamente sobre tu rostro,masajeando con suavidad y dejando actuar durante unos 15 minutos antes de retirar con agua tibia.

Tags: , , , , ,

Miel y leche para la piel seca

Aunque la nieve ha cesado, el clima frío se mantiene, y eso tiene serias repercusiones en la piel. Por eso, te recomendamos esta receta súper sencilla para cuidar de la piel seca en casa.

Ingredientes

  • Dos cucharaditas de miel
  • Dos cucharaditas de leche

Preparación

Para preparar esta mascarilla casera para la piel seca simplemente debes mezclar las dos cucharaditas de miel con las dos de leche, hasta que se integren perfectamente.

Luego, sencillamente tendrás que colocar la mascarilla humectante sobre las zonas de la piel más castigadas por la resequedad. Deja actuar durante unos 15 minutos y retira posteriormente con un poco de agua tibia.

Tags: , , , ,

Blanqueado dental casero

Los dientes cambian de color por diferentes factores, pero cuando la principal causa es el café y el cigarrillo, te recomendamos esta receta casera fácil de hacer. Por supuesto, siempre debes consultar con tu dentista.

Cepillar los dientes con una pasta de sal fina (o de mesa) y gotas de limón, es una de las recetas caseras más efectivas. Para elaborar la pasta no importan las cantidades, solo es necesario que se prepare lo necesario para que alcancen todos los dientes.

Debido a su intensa acción, puede debilitar los dientes, por lo que solo debe aplicarse entre dos a tres veces por semana, según lo resistan tus dientes. No excedas de las dos semanas seguidas por tratamiento, dejando descansar a tus dientes por siete días.